miércoles, 23 de abril de 2014

VIDA Y MILAGROS

Me nacieron algún día,
sin preguntas ni permiso
y a empujones,
por más que yo no quería,
hubo además quien me quiso
sin opciones.

Fue también obligatorio
crecer, pero sin saber
cómo hacerlo,
mis sueños de dormitorio
era un sueño pretender
pretenderlos.

Vida y milagros de un santo
desterrado de los cielos
por idiota,
cuando vivir cuesta tanto,
aunque te vendan camelos
no lo notas.

Lo de más está de más,
la historia que se repite
repetida:
ir siempre mirando atrás,
jugando al escondite
con la vida.

Y a mí que pude tener
en el azar de los hados
mil destinos,
¿qué dios me deparó ser
un gigante derrotado
por molinos?

Vida y milagros de un diablo
aterrado en el infierno
del cobarde;
me caí como San Pablo,
Cupido me puso cuernos,
todo en balde.

Triste, por las calles vago,
borracho de soledad 
y de abstemia,
rogando en silencio algo
que no es de necesidad, 
pero apremia.

Mas, ¿qué importa si he sufrido?
Tiene el mundo tantas tramas,
tantos matices...
En alguna parte he leído
que hasta hay seres que se aman
y son felices.

Vida y milagros de un hombre
enterrado bajo tierra
sin dar fruto;
al final, soy sólo un nombre,
allá donde yo me muera
no habrá luto.

Al tiempo, los días pasan,
mientras las noches se posan
en mis pasos,
y aun así, barro mi casa,
visto bien y compro rosas,
por si acaso.

2 comentarios:

Susanna dijo...

Fran,

hubo quién te quiso, (porque sí).
Eso es lo que cuenta.


Susanna

RECOMENZAR dijo...

maravilloso tu escrito
gracias por compartirlo